AGF La loca gastronomía de hoy

                La loca gastronomía de hoy    

                                Hoy cuando me pongo a escribir, me acuerdo de una de las grandes comidas (inesperadas) en mis muchos viajes, por “carreteras, caminos y veredas”; podría contar bastantes similares y lo bien que comí, lo bien que lo pasé, y lo bien servido que estuve; bien solo o acompañado; esta que cuento fue en Portugal (donde también se come muy bien)… Veníamos dos matrimonios en mi automóvil (un Dodge 3700, que “daba saltos” por aquella malísima carretera). Habíamos estado como empresarios, en un congreso del “Skal Club”, que se celebró, en Oporto; donde no había capacidad hotelera para los cientos de congresistas que allí acudimos, pues era “internacional”; por ello a nosotros nos alojaron en un pueblecito costero, más o menos cercano, que creo recordar, se denomina; “Povoa de Barcín” (o algo así) un pueblo dedicado al turismo de playa; y en un magnífico hotel, cuyo nombre no recuerdo ahora y no tengo gana de buscarlo en mi archivo; allí (era ya finales de noviembre) y desde la terraza de mi habitación, presencié una tormenta marina (estábamos junto al océano) maravillosa por “la grandeza de la misma”; tan fue de grande, que mi esposa ni quiso salir (“le daba miedo o incluso terror, ver aquello”) para ver aquel gran espectáculo, que la Naturaleza, me ofreció gratuitamente.

                               Terminado el congreso, hubimos de regresar a España. ¿Cómo hacerlo? (entramos por Galicia y nos encontrábamos en sitios desconocidos, por lo que visto el mapa; nos decidimos por la ruta que, pasando por Viseu (dónde vimos el mercadillo más grande que yo he visto en mi vida) y allí nos detuvimos para ver algo de aquella capital de provincia; en la que paseamos un corto espacio de tiempo; viendo un escaparate y por capricho de mi esposa; compró una vajilla preciosa, de fabricación inglesa, que incluso traía anexo, las doce “tazas para el té” (que nunca hemos usado puesto que aquí no se toma el té “de las cinco” ni de ninguna hora). También se empeñó y compró una cubertería; “decía que los precios allí eran mucho más económicos que en España. Terminada aquella visita “de paso” y en la que terminó la carretera que era de tipo “regular malo” (hablo de hace casi cuarenta años atrás) continuamos camino y por una carretera aún mucho peor; más solitaria que “un cementerio”; sierra o serranía abrupta, hasta llegar a lo que es otra capital de provincia (Guarda) y sin entrar en ella, pues pensamos que mejor adelantar camino, ya que pensábamos ir a dormir nada menos que a Ávila; pero no vimos en todo el trayecto recorrido, ni un solo parador, gasolinera, o establecimiento hotelero; y ya pasada la hora de comer, con “más hambre que un lagarto en un yesar”; al volver una de aquellas interminables curvas; apareció a la derecha, lo que parecía “el establecimiento deseado”, que en apariencia, más parecía, “un cortijo grande y bastante destartalado”; pero visto, que “allí daban de comer y con las experiencias sufridas”; entramos y “sea la que Dios quiera”, dijimos o pensamos. Pero ¡O sorpresa! Estuvimos atendidos maravillosamente, y nos sirvieron, chuletas de cordero a la brasa (riquísimas), antes una tortilla de aquellas que de muy chico yo; hacía mi abuela, de esas, “grandes tortillas de varios huevos, que se doblan como una servilleta y que son grandes y nutritivas; sólo con huevo, aceite de aceituna y sal al gusto, y bien calentitas llegadas así a la mesa; vino de la tierra, sin marca ni más “calenturas”; y de postre una abundante ración de requesón, supongo que de cabra y; poniéndonos al lado, un recipiente de miel, para añadir al mismo, "a voluntad" ¡Servido aquel “rústico postre” en una hoja de higuera!; tras ello, “café del bueno, que en Portugal y gracias a sus colonias, siempre lo han tenido. No olvidaré aquella comida, (cuyo precio fue más que razonable) mientas viva; y puede que después, “en la otra vida, que cada vez creo más que existe”. Proseguimos viaje, hasta la frontera de “Fuentes de Oñoro” y continuamos luego hasta Ávila, donde llegamos ya tarde, pero pudimos cenar en aquel buen hotel, que nos dio cobijo y garaje para el coche.

                                 Reitero, como estas comidas o cenas improvisadas en viaje, podría contar cierta cantidad de ellas, y en lugares, “perdidos en aquellas geografías de entonces”; Lo que me confirmaba y confirma, que en cualquier lugar de la Península, se come bien, si comes “lo que allí guisan”, sea lo que sea; y por descontado que todos los “modernismos y cuentos con que te los adoban hoy, poniéndote de paso, raciones como para que coma un gatito desganado, “son capullos de Alejandría o dicho en español más claro, engañabobos por los nuevos inventores, los que en gran cantidad, es que ni saben guisar”. Eso sí, “te los pintan como si fueran un Velázquez o Tiziano”.

                                Comentaré algunos “guisos de mi abuela materna”, que fue cocinera de una “casa grande”; y aun siendo ella, de las familias pobres de jornaleros andaluces, pese a ello y con pocos medios, hacía guisos “para chuparse los dedos”; a saber, albóndigas que nunca he comido después como aquellas, patas de cordero guisadas, callos, papas y pimientos fritos, espárragos y otras yerbas silvestres, cocinados de diferentes maneras; caza menor (que entonces podían cazar aquellos labriegos con cepos y lazos) pucheros de varias clases; entre los que recuerdo, lentejas con “panecillos”, hechos con pan rallado, nada de huevo (“el huevo entonces era un lujo) con ajo, perejil y vete a saber qué más; adobos, “andrajos” (guiso de pastor y sin nada de carne) cocido de garbanzos, que luego lo reguisaba de diferentes formas (“morrococo en sartén caliente; en frío como una ensaladilla de tomate y cebolla”, “pipirrana de tomates ya maduros”, gazpacho; e incluso el trigo guisado como “arroz del pobre”; Habas secas con berenjenas; algo de dulcería, en especial “aquellos pestiños y rosquillos fritos en aceite de aceituna”, arroz con leche, natillas y docenas más de cosas, que en el recuerdo, quedan; gracias abuela Rosario, nunca te olvidaré.

                                Hoy viendo el panorama “y la invasión de cocineros, que meten hasta niños en edad de escuela primaria”; ya es que me da la risa, cuando veo u observo tanta “novedad” en la cocina y “cocineros modernos” (“lo de chef es que también me da la risa de español de España”); aquí siempre fue cocinero o cocinera, y punto. Por todo ello, mañana que regreso a mi casa de la ciudad y dejo la de, “la orilla del mar”; hablando con la señora que me da de comer y cuida mi casa, haciéndolo muy bien, le he pedido que me prepare, una sopa de ese caldo tan rico, que ella saca de las cabezas de las gambas o langostinos, que en cocción logra y luego le añade un poquito de fideos u otra pasta apropiada; me ponga después; dos huevos fritos con papas a  lo pobre (fritos con el único aceite verdadero, cual es, el aceite de aceituna, mal denominado “de oliva”), y de postre ya veremos “lo que cae” y según quede “la botija”.

                                Hoy la mitad de los espacios televisivos de las ya infinitas cadenas de “la caja idiota”; te los llenan de los “infinitos aprendices de brujo de cocina”, con sus infinitos mejunjes, que de verdadera gastronomía que ha sabido acumular el ser humano, son simplemente una caricatura gastronómica, para de verdad, “hacer feliz la barriga del mono humano, que aún preferimos el recetario de nuestras abuelas o madres enseñadas por ellas”: Amén.

 

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y

http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

 

Noticias

Nuestra Politica de COOKIES

NO TENEMOS ANUNCIOS Y NUNCA LOS HEMOS TENIDO

NO TENEMOS COOKIES Y NUNCA HEMOS TENIDO

NO TENEMOS NINGUN DATO PERSONAL DE NUESTRAS VISITAS Y NUNCA HEMOS TENIDO

NO COSECHAMOS NINGUN DATO DE NUESTRAS VISITAS EXCEPTO EL NUMERO DE ENTRADAS Y NUMERO DE PAGINAS QUE SE VISITAN 

NUESTRAS ESTADISTICAS LAS FACILITA URCHIN Y NO CONTIENEN NINGUN DATO PERSONAL NI EL IP DE NUESTRAS VISITAS y que publicamos todos los meses.

AGRADECEMOS A LOS CASI 3.2 MILLONES DE VISITANTES DEL 2018 HABER HECHO UN TROZO DEL CAMINO CON NOSOTROS.

AGRADECEMOS SI NO ES DE VUESTRO INTERES EL "RESUMEN" BASTA ENVIAR UN EMILIO A wiki@wikiblues.net Y AUTOMATICAMENTE CESARAN DE LLEGAR Y MUCHAS GRACIAS POR HABER ESTADO UN RATO CON NOSOTROS.   wiki                

 
Haz lo que otros no hacen, salva una vida. Gracias en nombre de todos
Siente la diferencia entre tomar un café y salvar una vida. Gracias en nombre de todos.
Con pocos Euros y un par de clicks puedes salvar una vida hoy, si no lo haces es por que no quieres. Gracias en nombre de todos.
Cada 5 segundos muere un niño de hambre, no puedes salvar a todos pero por lo menos uno? Gracias en nombre de todos.
Para salvar una vida no hay mínimos, da lo que quieras. Gracias en nombre de todos.
En este App Store puedes salvar una vida con 99 centimos de Euro, pero si quieres puedes pagar 1 Euro. Gracias en nombre de todos.
Salva una vida y mirate al espejo, veras que diferencia. Gracias en nombre de todos.
Cuesta menos salvar una vida que una tapa, prueba este sabor. Gracias en nombre de todos.
Dona 1 Euro, gana una vida. Quien te da mas? Gracias en nombre de todos.
Para dar 1 Euro o 2, no hace falta pensarlo tanto. Gracias en nombre de todos.
El salvar una criatura de la muerte por hambre, no tiene precio. Aqui lo puedes hacer por un par de Euros. Gracias en nombre de todos.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN