Las mentiras de las batas blancas

 

Aunque se tenga como verdad revelada que la sanidá española está les mejores del mundo , la realidá deja mucho que desear . Los informes comunitarios indiquen que  el gastu sanitariu está , efectivamente , entre los de los paises más desarrollaos y que el número de médicos por habitante sobrepasa al de la mayoría de los paises del nuestru entorno , somos el 6º país por número de médicos y enfermeros ; sin embargo los resultaos que se obtienen son tan mediocres como los que se publicaron estos días sobre la educación primaria . Resulta que según se leia ayer   dos tercios de los chiquillos españoles de 10 años no saben resolver el siguiente problema : “ Si ahora son las    10 , 45 ,  ¿qué hora será dentro de 18 minutos ?“ . En sanidad sobre los 34 paises europeos que conformen la muestra ocupamos el puestu 24 . Exactamente igual que en el informe PISA sobre educación secundaria . Aquí en Asturias el número de médicos por habitante sobrepasa en un 15% al que hay en Holanda , el país mejor valorau . Y la media de los sueldos brutos de los 1168 médicos asturianos  mejor pagaos del serviciu públicu de salud ,  sobrepasa los 75.000 euros anuales . Naturalmente seguimos manteniendo ociosos activos costosísimos por les tardes , lo que obliga muches veces a tener que duplicalos ,  por la negativa de quienes ocupen los más altos puestos del escalafón a ponese les piles .
 
Las mentiras de las batas blancas
 
 
Mauricio Rojas, exmiembro del Parlamento sueco y profesor adjunto de Historia Económica de la Universidad de Lund (Suecia).
 
Mirada desde una perspectiva europea, la rebelión madrileña ( y asturiana , añado yo ) de las batas blancas es algo incomprensible, al menos si uno se toma en serio los argumentos usados para justificarla. La colaboración público-privada no solo es la regla en Europa, sino que en el resto del continente es muchísimo más amplia que lo que recoge el tímido plan de reformas propuesto por la Comunidad de Madrid. Esto es así especialmente en los países más exitosos en materia sanitaria, como Holanda y Suecia.
 
Holanda es el país que encabeza el ránking europeo de excelencia global sanitaria del prestigioso Health Consumer Powerhouse (2012); España se encuentra en un triste 24º puesto, de 34. En Holanda, tanto la financiación (cajas aseguradoras) como la prestación de servicios es de gestión privada. Lo que el Estado hace es regular y controlar, dejando que el resto lo hagan profesionales (incluyendo, por cierto, empresas con ánimo de lucro). En Suecia, país líder en cuanto a resultados médicos y que en 2010 gastaba en sanidad el mismo porcentaje del PIB que España (9,6%), no solo se acepta sino que se fomenta una amplia gestión privada tanto en la atención primaria como en la especializada, sin excluir entidades con ánimo de lucro, que son las más comunes y las que más dinamismo han dado al sector sanitario sueco (Capio, que es una empresa de origen sueco, es el mejor ejemplo de ello). El Estado garantiza el acceso universal e igualitario a la sanidad, que por otro lado financia, regula y controla.
 
En ninguno de estos dos países líderes existen funcionarios públicos (y menos de esos vitalicios que tenemos en España) involucrados en la prestación de servicios sanitarios. En Suecia, los empleados del sector sanitario público son trabajadores como todos los demás, regidos por las mismas leyes; lo mismo ocurre en muchos otros países con una sanidad de cobertura universal y alta calidad, como los demás de Escandinavia, Alemania, Suiza y el Reino Unido. En estos países la categoría de funcionario está reservada a quienes desempeñan las funciones privativas del Estado; no son funcionarios ni los profesores, ni los médicos, ni las enfermeras ni los trabajadores sociales, por poner ejemplos bien relevantes.
 
Según los argumentos de las batas blancas madrileñas, todo esto debería haber hundido la sanidad públicamente garantizada en todos los países nombrados; pero ni de cerca es así, y las batas blancas lo saben. Y saben también que no están defendiendo la salud pública, ni la universalidad de los servicios, ni –menos aun– su calidad. No están en lucha por la gente, sino por ellos mismos y su estatus funcionarial. No son altruistas y sus mentiras no son blancas. Quieren seguir parapetados en el privilegio del empleo vitalicio y en la comodidad de no ser evaluados, cuestionados ni exigidos. Son nuestros intocables y están en rebeldía contra la razón, la experiencia, la sostenibilidad del sistema sanitario y –en no menor medida– la salud de los madrileños.

Noticias

 

Lo que Trump necesita para

desviar la atencion sobre RUSIA !!!

Iluminar Corea del Norte ya.

28 Julio 2017 CET 18:30

Haz lo que otros no hacen, salva una vida. Gracias en nombre de todos
Siente la diferencia entre tomar un café y salvar una vida. Gracias en nombre de todos.
Con pocos Euros y un par de clicks puedes salvar una vida hoy, si no lo haces es por que no quieres. Gracias en nombre de todos.
Cada 5 segundos muere un niño de hambre, no puedes salvar a todos pero por lo menos uno? Gracias en nombre de todos.
Para salvar una vida no hay mínimos, da lo que quieras. Gracias en nombre de todos.
En este App Store puedes salvar una vida con 99 centimos de Euro, pero si quieres puedes pagar 1 Euro. Gracias en nombre de todos.
Salva una vida y mirate al espejo, veras que diferencia. Gracias en nombre de todos.
Cuesta menos salvar una vida que una tapa, prueba este sabor. Gracias en nombre de todos.
Dona 1 Euro, gana una vida. Quien te da mas? Gracias en nombre de todos.
Para dar 1 Euro o 2, no hace falta pensarlo tanto. Gracias en nombre de todos.
El salvar una criatura de la muerte por hambre, no tiene precio. Aqui lo puedes hacer por un par de Euros. Gracias en nombre de todos.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN