Hace más de doce años… en Cataluña

 Fue mi última visita a esa región española y en aquella ocasión, escribí lo que sigue; que por cuanto sigue teniendo actualidad, lo publico hoy.

ESPAÑOL – CATALÁN ( I y II) 
DOS DÍAS EN CATALUÑA 

Lo primero que tengo que decir, es que en lo que respecta a mí, yo no he tenido problema con el idioma ‘español de todos los españoles’ (catalanes incluidos) puesto que he sido atendido correctamente y no he necesitado, perder ni un segundo, en que me aclaren una frase dicha en catalán y por lo que he apreciado, a simple vista de un turista observador, tampoco prolifera en gran manera el catalán, sobre todo en anuncios comerciales y de ofertas de compra o venta y en general, en todo cuanto se relaciona con el cliente comprador o comerciante vendedor. Ello quiere decir que por necesidades vitales, si en la propia Barcelona, se obra así, es por cuanto la inteligencia del catalán, le impulsa a no jugar ‘con las cosas de comer’ y por aquello, que yo lo encuentro positivo, de ‘la pela es la pela’; puesto que es claro que si Cataluña ha llegado al grado de desarrollo actual, es debido principalmente a su comercio e industria y el ahorro, que han sido las bases de todo lo demás. 
Por cuanto digo, no encuentro explicación para ese interés político, de aislar más que ampliar, puesto que aislar es (digan lo que digan y lo hagan como quieran) el limitar enseñanzas a un idioma reducido (muy reducido) en detrimento de otro, que reitero, es propio de todos los catalanes españoles y que conjuntamente hablamos ya, más de cuatrocientos millones de ‘terrícolas’ y se encuentra en una expansión muy notable. Simplemente ello, obligará a cualquier catalán inteligente, a cuidar el español (reitero, el de todos) tanto como a su lengua vernácula o más aún si cabe y sin que por ello, tengan que renunciar a nada de ‘lo materno’ (ni mucho menos). Absurdo es lo que he oído o leído esos días por allí; puesto que parece ser que esos nefastos políticos catalanes, quieren fomentar el idioma inglés, mucho más que el español citado... y nó, no es que yo esté contra esa enseñanza del habla inglesa, la que obviamente es necesaria para relaciones internacionales, pero deduzco que la industria y el comercio catalán, dependen mucho más del resto de España y países de lengua hispana, que del resto del mundo y ello por causas muy fáciles de comprender, pues imaginemos... ¿Qué harían los catalanes si sólo el resto de España no les comprase absolutamente nada?... ¿Cuánta industria y comercio catalán, desaparecerían sólo con ello?. Pensemos en los otros ‘360 millones de hispano parlantes’ y donde entra incluso EE.UU por cuanto es la segunda lengua que se habla en ese inmenso país y la que junto con la población que la emplea, está creciendo de forma tan notable, que ya hasta los políticos tienen que aprender español... al menos el suficiente para convencerlos que los voten. 
Pero vallamos a los hechos observados en la propia Cataluña y los que por lo notables, reflejo a continuación y sintetizándolos al máximo. 
En esos días citados, uno era sábado y nos encontrábamos en el Monasterio de Montserrat; era mediada la mañana, hacía un buen día del final de la primavera y había afluencia multitudinaria. Observé que desde la última vez que allí estuve (hará tres lustros) aquello ha sido mejorado notablemente y los alrededores del monasterio, han sido acondicionados de forma y a la manera catalana, o sea, allí no se pierde ni un centímetro de terreno y se ha comercializado todo, de forma que causa admiración; así como la limpieza y cuido del entorno, que igualmente hay que destacar. 
Visitando el bellísimo templo monacal y donde es venerada tan notable representación de ‘las Vírgenes negras’ (la de Montserrat se ha descubierto recientemente que era pintada) observo que se va a celebrar un matrimonio y en dicha ceremonia habrá misa. Respetuosamente me siento, para admirar todo cuanto pueda de dicho templo y observar tanto la misa, como la enorme cola de adoradores a la virgen, que ante mi pasan, puesto que la hornacina que contiene a la imagen, se encuentra muy alta y sobre el altar mayor. El espectáculo es diáfano y claro por demás y todo ello, crea un estado de paz y sosiego digno de ser resaltado, puesto que todo el mundo guarda respetuoso silencio. 
Empieza la misa y no doy crédito a lo que veo y oigo: el oficiante está empleando un claro, sonoro y muy bien pronunciado español de ‘todos los españoles’ y en el que se desarrolla toda la ceremonia nupcial así como la misa... recordemos que Montserrat, está considerado como el más importante centro de ‘lo catalán’ y allí se han ‘cocido cosas diferentes y mucho más importantes que el caldero, para el refectorio de los monjes’ (sin comentarios). 
¿Qué ha ocurrido?... me pongo a pensar y buscar explicación a lo que en principio me parece inexplicable, por cuanto de vez en cuando nos dice ‘la prensa’. Recuerdo que antes de entrar al templo, en la explanada hay varios coches adornados de forma apropiada para transportar a novios, o nuevos contrayentes al matrimonio; los hay de varios tipos y van desde el normal o de serie, al lujoso ‘Daimler ó Limusina’; por lo que deduzco que en ese lugar, se llevan varias horas, celebrando enlaces matrimoniales y es claro que allí, se piden y se dan, ‘o contratan’, misas y enlaces, tanto en catalán como en español de la ‘RAE’, cosa por otra parte, tan normal que no necesitaría ni comentario, a no ser por lo que antes digo y que atribuyo a ‘los enanos de la política’, que son siempre los que más que arreglar, estropean la convivencia humana, en sus egoístas actuaciones en pro de los personal, más que de otra cosa. 
Transcurre ese hecho y llega la hora de comer, la que tenemos contratada puesto que vamos doce personas y en grupo, marchamos al restaurante contratado y... ¡Oh sorpresa!; somos llevados a un enorme complejo, el que realizado en notable obra arquitectónica moderna, ‘cuelga’ de aquellas empinadas laderas en proporción y volumen, como el que significan cuatro plantas de altura (mejor bajura) dedicadas a la restauración y en las que se pueden dar, miles de servicios diarios; tanto en pie como sentados, puesto que uno de los comedores (nos lo confirmó un camarero) era suficiente para... ¡Seiscientas personas!. 
Hemos comido muy bien, bien atendidos y todo bien organizado; se nota ‘lo catalán’ en todo cuanto concierne a esa buena organización, digna de ser resaltada. 
Ya, ‘con el puro encendido’ y la satisfacción de un buen yantar y el reposo consiguiente... sigo pensando y pienso y digo o pregunto. ¿El monasterio es el propietario de todos estos contornos?: seguro, pues la propiedad les debe venir desde hace siglos. Entonces este enorme complejo (unido a los otros comerciales que ya existen) debe ser de la comunidad religiosa y es claro, que aquí si se celebra una boda, deberá ser con la condición (impuesta ó ‘sugerida’) de que habrán de ser celebrados ambos actos (boda y banquete) en tan notable y especial lugar religioso y es claro, que si ello es así, las misas se dirán en Español de la “RAE”, catalán, vasco, gallego ó puede que incluso ‘polaco’, pues que duda cabe que en Cataluña, hay inmigrantes de medio mundo y dentro de ellos, de muchísimos países de religión cristiana católica... ‘y como la religión es una cosa y el negocio es el negocio’... pues aquí y como es natural, el catalán ha conseguido un grandioso negocio, que puede mover miles de millones de pesetas, cada año y globalmente. 
¡La pela es la pela! Y ¡Visca Catalunya! (no sé si escribo correcto, pero es como suena). 
Veamos lo que presenciaron (me fue contado, por uno de los componentes del citado grupo turístico) en el viejo centro urbano de la Ciudad Condal, o sea, en el denominado ‘Barrio Gótico’ y concretamente en su catedral. 
Visitando el templo catedralicio, se observa la celebración de una misa; ésta si que lo es en catalán, pero igualmente en ‘los cepillos para limosnas’, si que existe junto a la apropiada frase pedigüeña en catalán, otra en correcto español y en la que se destaca, ‘la limosna para el culto’. Nada sorprendente, puesto que venimos de las obras de ‘La Sagrada Familia’ de Gaudí y allí, hemos sido ‘invitados’ por múltiples postulantes, a que colaboremos con nuestro donativo a tan gran obra y se nos ha pedido dinero, en ‘español de todos los españoles’...? 

ESPAÑOL Y CATALÁN (II) 
VISITA AL TEMPLO DE GAUDÍ 
(La Sagrada Familia) 

Sabido es que Antonio Gaudí y Cornet (Reus 1852 – Barcelona 1926) es el autor de tan grandiosa obra; pero es menos sabido que en 1903, cuando fue encargado de continuar (era otro proyecto cuyo autor desconozco) las obras del citado templo, cerró la cripta con acertadas modificaciones y saliéndose del primer proyecto, creó el suyo propio con el originalísimo y ya mundialmente famoso, estilo, y en el que creara diferentes construcciones, hoy cuidadas como monumentos a la arquitectura del siglo XX. Se dice que Gaudí era ferviente creyente cristiano católico y debido a ello, derrochó toda su inteligencia y fantasía en dedicar a Dios, una singular obra; lo que logró plenamente y aun cuando apenas pudo ver terminada una mínima parte de la misma, pues aun cuando murió accidentalmente (fue atropellado por un tranvía) pero cuando ello ocurre, era ya un anciano y naturalmente poco hubiese durado su vida, en la normalidad. 
Transcurre la mañana del diez de junio del 2001; visitamos en esa mañana (que es lluviosa) el citado y grandioso monumento, que se encuentra en avanzado estado de construcción. Entramos en el mismo por la primera fachada construida y ya famosa, por cuanto la enmarcan las dos, no menos famosas torres, que durante muchos años, lucieron solitarias sobre los tejados barceloneses. Lo primero que el observador minucioso, denota en dicha fachada, es la piedra ya envejecida y que ya tiene el color negruzco, de la piedra que empieza a envejecer en un monumento y en sus exteriores. En ella ya se aprecian a simple vista, el excremento de las muchas palomas que por allí pululan (puede que igualmente de gorriones y otras aves) en cantidad abundante; ello me recuerda lo tantas veces recordado y que pronunciara ante un monumento situado en el lejano Oriente, el gran escritor español, Vicente Blasco Ibáñez... “El hombre construye para los cuervos, las plantas parásitas y los reptiles; únicos herederos en el tiempo, de la obra del hombre” (cito de memoria). 
Me separo del grupo y en solitario me dedico a ver y observar, la gran obra de aquel gran hombre hispano, nacido cerca de la que fuera ‘imperial Tarraco’, la que a su vez fuera capital de gran parte de la ‘Hispania’ romana, donde y como en el resto del romanizado imperio, se hablaba y escribía en un solo idioma ‘oficial’ y el que unía en aquella época a casi toda la Península Ibérica, amén del citado gran imperio. Antes y a menor escala, igualmente aquellos pueblos y en gran medida, estuvieron ‘unidos’ por otra cultura compartida; la ibera o íbera, que entre otras cosas, tuvo dos alfabetos perfectamente catalogados. Los arqueólogos actuales, no cesan de descubrir obras artísticas y arquitectónicas, que demuestran que aquellas mal denominadas tribus... no lo eran en absoluto. Luego vino lo del ‘español y catalán’, pero ello ocurriría muchos siglos después. Mientras rememoro todo ello y veo la gran obra, sonrío levemente y valoro el pasado, el presente y pienso con escepticismo en el incierto futuro que nos aguarda, si analizamos a fondo, todo cuanto está ocurriendo a nuestro alrededor. 
Sigo con lentitud, viendo y observando el estado actual de las citadas obras, diseñadas por ese gigante de la arquitectura moderna; al que considero más que catalán y español, ciudadano del mundo y por tanto, perteneciente a todos cuantos le admiraron, le admiramos y le admirarán en el futuro; sean españoles o chinos, canadienses o japoneses... argentinos o filipinos. 
Denoto que con la lentitud de la marcha de esta obra, la misma va a buen ritmo (el costo debe ser enorme) y siguiendo; y al parecer muy escrupulosamente, las directrices del arquitecto y las que dejara detalladamente dibujadas y calculadas. 
En el exterior del templo hay abundancia de postulantes, los que recaban el óbolo, la dádiva, o incluso la suscripción a una obligación de pago anual, para obtener fondos que permitan la continuidad de la obra, a la denominada ‘Junta Constructora de la Sagrada Familia’, que deduzco es la encargada de llevar las obras hasta el final de las mismas; curiosamente la entrada/folleto que se nos entrega, para la visita gratuita, viene al dorso de la misma, ya preparada para dicha obligación de pago anual: todo el texto (deduzco) viene en catalán, menos el nombre y dirección de la citada junta, el que viene en correcto español ‘de todos los españoles’ ; o sea para que ‘no se pierda’ nada que pueda ser de valor monetario. 
A las peticiones (correctas y educadas) de ayuda, corresponde y contribuye, gran parte de los muchísimos visitantes y que somos de muchas nacionalidades y por tanto de idiomas diferentes; pero a todos (pienso) subyuga o atrae enormemente, esa ‘filigrana’ enorme, la que cual joya realizada en piedra, nos aplasta con sus dimensiones, espacios y proporciones indefinibles por lo amplio y variado de todo ello. Los catalanes, lo saben y aprovechan esa emoción, por aquello de que... ‘la bolsa suene’; y hacen, pero que muy bien. 
Observando esos espacios y proporciones, así como la especie de ‘babel’ de enormes andamiajes y todo tipo de utillaje apropiado, acompañado de los materiales ya dispuestos para su uso o colocación; observo que en ‘esas alturas’, vuelan en cantidad notable, otros pájaros. Son gorriones, los que con su habitual persistencia (han seguido al hombre a casi todos sus asentamientos modernos) buscan lugares apropiados y seguros, donde posarse, anidar y proliferar en la continuidad de su especie. En ese momento, mis recuerdos van hacia Marco Aurelio... “No olvides cuando veas una obra, por grande que esta sea, el que la misma ya está muriendo” (cito de memoria) : Triste pero real y ello es así, mal que nos pese... pero hay que seguir construyendo, para asombro de los siglos y los hombres, que terminada la vean. 
Continúo dando la vuelta a tan asombroso recinto interior (hay un itinerario marcado y separado de la obra) que discurre por la nave central del que será futuro templo y al final del mismo, obligadamente has de pasar por una amplia estancia, que forma parte de la obra y en la que han sido instalados, grandes paneles y reproducciones, donde se pueden ver y leer, diferentes puntualizaciones de la obra y donde pueda paliarse el gran asombro del visitante: sobre todo el profano y el estupor que pueda sentir; por ello esos paneles son (o debieran ser) para que este se entere aún más, de lo que pudiera haberle pasado desapercibido. Increíblemente esos textos están sólo escritos en catalán; los catalanes que han ideado esa exposición, seguro que han olvidado, que posiblemente Gaudí (así lo creo, pues el gigante (intelectual) no puede ser nunca enano) ideó esa obra para que fuera admirada por cualquier hombre o mujer, de cualquier idioma o nacionalidad... esperemos que ‘alguien’ repare en ese craso error, y ordene sean reproducidos los textos, en los principales idiomas del mundo... nadie va a pedir o pretender, que no sean encabezados por el catalán (respetable idioma), pero hoy, la mayoría de visitantes al monumento inacabado de Gaudí, seguro que no son catalanes y ni entienden ni hablan así, por ello es muy lamentable ese hecho ridículo de un solo idioma. 
Vuelvo a sonreír tenuemente, cuando abandono el lugar... y saliendo a la plaza donde se encuentra la citada fachada, la que vuelvo a admirar como ya hice en otras ocasiones... y al levantar la cabeza, me doy cuenta que me llueve en la cara... está lloviendo y ‘llueve para todos’; reitero, es el día diez de junio del año dos mil uno y yo, quizá ya no vuelva a ver desde aquí... esta gran obra... la que me atrae desde niño, puesto que mi padre y antes de que yo hubiese nacido, dejó una postal en casa, la que realizada ‘en colores’, muestra la belleza de esta fachada y sus dos torres... siempre me sentí atraído por ellas... han transcurrido desde aquella época, más de setenta años; cuento casi sesenta y tres, en la actualidad y ya empiezo a... ‘venir de vuelta de todo’.

¿Qué ha ocurrido después en Cataluña?; pues que la han arruinado sus pésimos políticos, y para “salvarse del enorme fracaso”; empezaron a levantar barreras cada vez más absurdas y temerarias y en ello andan; los que hoy no tendrían “pelas”, ni para pagarse “unos platos de mejillones allí dónde llevan las golondrinas del puerto de Barcelona”… y tenemos que pagar las pensiones y su enorme deuda, los que viviendo fuera de Cataluña, les estamos ayudando y encima muchos de ellos (quiero pensar son minorías) nos desprecian: pobrecitos, me dan lástima; y mi otrora gran admiración a la industriosa Cataluña; se ha perdido.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

Noticias

 

Lo que Trump necesita para

desviar la atencion sobre RUSIA !!!

Iluminar Corea del Norte ya.

28 Julio 2017 CET 18:30

Haz lo que otros no hacen, salva una vida. Gracias en nombre de todos
Siente la diferencia entre tomar un café y salvar una vida. Gracias en nombre de todos.
Con pocos Euros y un par de clicks puedes salvar una vida hoy, si no lo haces es por que no quieres. Gracias en nombre de todos.
Cada 5 segundos muere un niño de hambre, no puedes salvar a todos pero por lo menos uno? Gracias en nombre de todos.
Para salvar una vida no hay mínimos, da lo que quieras. Gracias en nombre de todos.
En este App Store puedes salvar una vida con 99 centimos de Euro, pero si quieres puedes pagar 1 Euro. Gracias en nombre de todos.
Salva una vida y mirate al espejo, veras que diferencia. Gracias en nombre de todos.
Cuesta menos salvar una vida que una tapa, prueba este sabor. Gracias en nombre de todos.
Dona 1 Euro, gana una vida. Quien te da mas? Gracias en nombre de todos.
Para dar 1 Euro o 2, no hace falta pensarlo tanto. Gracias en nombre de todos.
El salvar una criatura de la muerte por hambre, no tiene precio. Aqui lo puedes hacer por un par de Euros. Gracias en nombre de todos.
MEDICOS SIN FRONTERAS - QUIERO HACER UNA DONACIÓN Save the Children

CRUZ ROJA Española - QUIERO HACER UNA DONACIÓN

wwf - QUIERO HACER UNA DONACIÓN